Hormigon Impreso Vertical

Las técnicas de construcción no hacen más que avanzar, y ha llegado el turno del hormigón impreso vertical. De hecho, ha llegado para quedarse y destronar a otras técnicas obsoletas. ¿Qué es lo que lo hace tan especial? Bueno, sigue leyendo para que aprendas todo sobre esta maravilla de la construcción.

Empecemos por el principio: ¿Qué es el hormigón impreso vertical? Es un hormigón armado, cuya aplicación se hace sobre superficies en vertical, de forma muy fácil y barata. Es ideal para situarse en el exterior por su resistencia a la humedad, pero también se puede hacer en interiores.

Se le llama “impreso” o “estampado” porque da la posibilidad de imprimirle infinidad de texturas y diseños. Aunque también puede dejarse simplemente liso y dar un toque moderno a cualquier construcción. Apareció a mediados del siglo pasado y, desde entonces, su mercado no ha dejado de crecer en todo el mundo.

Información adicional

100 +
clientes satisfechos
+
modelos de impreso vertical
+
colores de impreso vertical
5/5
Estos son los últimos proyectos que tuvimos. Para una oferta personalizada, contáctenos.

Ventajas del impreso vertical

  • fácil mantenimiento
  • fácil aplicación
  • impermeabilidad absoluta
  • variedad
  • durabilidad y resistencia
  • económico

Tiene preguntas o quiere una oferta de precio? Llama o envía un correo electrónico!

Principales utilidades

Un material tan versátil y resistente puede aplicarse en prácticamente cualquier espacio. No obstante, veamos un poco las principales utilidades del hormigón impreso vertical.

  • Piscinas - Las piscinas son ambientes donde hay una constante humedad. Debido a esto, suele usarse esta técnica para recubrir las paredes que rodean estas áreas. E incluso se puede ver este material en los suelos.
  • Sótanos - Los sótanos albergan gran cantidad de humedad. Comúnmente se convierten en lugares oscuros y fríos. Pero eso cambia cuando se usa esta técnica para recubrir las paredes del sótano
  • Cocinas - La cocina es un lugar que se ensucia constantemente de grasa. Como este material es tan fácil de limpiar, se aplica en muchas cocinas, tanto en hogares como en restaurantes
  • Fachadas - La parte externa de una edificación es la que se lleva el trabajo más duro frente a las adversidades. Este método se usa en fachadas para dar protección y un toque estético.
  • Patios y jardines - En este caso, también nos encontramos o con mucho sol o mucha humedad. Patios y jardines son lugares donde un recubrimiento de este tipo hace su trabajo a la perfección.

Cómo aplicar hormigón impreso vertical?

  • Primero, debes conseguir un recipiente grande donde puedas hacer la mezcla.
  • Añade el mortero de hormigón y luego una porción pequeña de agua. Si quieres, puedes agregar algún colorante en polvo. Después, mezcla con ayuda de un mezclador industrial. Si no tienes uno, puedes hacerlo a mano, pero asegurándote de que no queden grumos. La contextura final debe ser lo suficientemente espesa como para que no se caiga de la superficie donde la pongas.
  • Ahora vendrá la aplicación. Para ello tendrás que hacer agujeros sobre la superficie destinada. Esto ayudará a que el hormigón se sostenga. Puedes utilizar un martillo o un cincel.
  • Moja la superficie con ayuda de un dispensador en spray
  • Ahora, con una paleta, aplica una capa fina de la mezcla que hiciste antes. No es necesario que quede completamente uniforme en esta etapa.
  • Cuando tengas un buen tramo, aplica una segunda capa. Recuerda que debes ir haciéndolo por partes, ya que el hormigón puede endurecerse.
  • Cuando hayas aplicado la segunda capa, puedes usar una barra metálica recta para unificar la superficie. Sólo pásala sobre ella para reducir el relieve.
  • Después, vuelve a aplicar agua con el dispensador en spray. Esto se hace para aflojar el concreto y prepararlo para moldearlo.
  • Ahora conviene que pulas la superficie con la paleta para asegurarte de que está completamente uniforme.
  • Ten el molde o plantilla a la mano, porque ha llegado el momento de usarla. Pero antes, debes aplicarle algún líquido que impida que el cemento se adhiera. Un poco de aceite puede funcionar. También puedes usarlo directamente sobre el concreto.
  • Presiona el molde con algo de fuerza sobre el hormigón fresco, asegurándote de que todas las esquinas hagan contacto.
  • Después, retira cuidadosamente la plantilla y repite la operación en la zona aledaña. Sigue así hasta que imprimas toda la extensión.
  • Cuando termines con ese espacio, puedes repetir todo el proceso en el siguiente tramo.
  • Al finalizar, aplica, de nuevo con el dispensador, una resina aislante.